Colegio de Ópticos y Optómetras de Chile | Homepage
La visión de un Óptico Contactólogo por Romilio González C.

La visión de un Óptico Contactólogo por Romilio González C.

0 Comments 🕔02.dic 2014

Estimados Colegas,

Cuando uno quiere construir un futuro, no debemos olvidarnos del pasado, sea este bueno, regular o malo, y por esto me dirijo a ustedes para reflexionar y ver si realmente hemos sido beneficiados por la historia.

Más de alguno recordará que antes de que existiesen las Universidades que imparten la carrera de óptica, estudiar óptica era muy complejo, no todos los experimentados te ayudaban o bien, se cobraban cifras muchas veces inalcanzables para el bolsillo de un simple mortal, en lo personal, me toco vivir esta etapa, tuve que buscar información, escasos libros de óptica, algunos que sin egoísmo me ayudaron a ir introduciéndome en este mundo hasta lograr el título de óptico. También era una realidad que ópticos antiguos se resistían a que hubiese más profesionales en esta área, ya que lo veían como una gran amenaza, eso me llevaba a pensar que algo tenían que ver con las barreras que ponían en el camino.

Era una realidad, Los ópticos chilenos se formaban hasta en la década de los 90, de manera autodidacta, leyendo textos, practicando y aprendiendo de los más experimentados, muchos de ellos viajando al extranjero a estudiar, para luego rendir un examen teórico-práctico ante la autoridad sanitaria, quien extendía un certificado que lo habilitaba como óptico. De esta manera, el óptico podía ser el director técnico de un establecimiento de óptica y cuyas responsabilidades abarcaban principalmente el área de montaje control de calidad de las lentes hasta, algunos con más recursos instalaban sus propias ópticas.

Mientras tanto, en el Directorio del Colegio hubo algunos cambios, directores que tuvieron la visión en los temas de enseñanza y capacitación profesional, comenzando a impartir cursos de óptica con el propósito de capacitar a los interesados, con una malla curricular que comprendía distintas áreas de la óptica; Conceptos de óptica oftálmica, anatomía, fisiología ocular, diseño de lentes, en fin un completo curso que permitía dejar mejor preparados a los postulantes para rendir dicho examen. Es indudable que este fue el inicio de lo que vemos como profesionales en la actualidad.

Muchos colegas acá presentes, se han titulado gracias a los cursos que impartió el colegio de ópticos, esta fue sin duda una de las grandes iniciativas del colegio que tuvo una visión de futuro y que, si no hubiese sido por ellos no estaríamos muchos acá.

Sin ese egoísmo, se creyó que podíamos dar un paso más, lograr definitivamente la profesionalización de la óptica. Con diversas acciones de directivas pasadas y de buenos contactos se logra hacer un acercamiento con la Universidad Complutense de Madrid para ver la posibilidad de hacer la carrera en Chile. La Universidad conviene con el Colegio de Ópticos en desarrollar un curso de perfeccionamiento con el propósito de nivelar hacia arriba a los ópticos ya titulados por el sistema de salud (muchos de nosotros obtuvimos el titulo de experto universitario en óptica y tecnología de la visión), además de hacer un compromiso entre las dos instituciones para darle seriedad al proyecto de la carrera universitaria. Se trabaja en conjunto con la Universidad Complutense la malla curricular presentándola posteriormente a la Universidad Santo Tomas (en aquella época no era autónoma) que dependía del consejo de rectores para la creación de nuevas carreras. Después de mucho estudio la Universidad desestima la creación de la carrera y los argumentos que entregaron no fueron muy claros, pero el directorio entendía perfectamente cuales fueron las trabas para la no creación de nuestro proyecto.

Tanto la malla como el proyecto estuvieron dormidos varios años, pero el directorio seguía trabajando golpeando puertas para ver qué Universidad tenía interés por la óptica, hasta que la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, se acercó e informa sobre el interés impartir la carrera de óptica en esta casa de estudios. Se les hace entrega del proyecto y de la malla curricular haciendo todos los contactos con la Universidad Complutense de Madrid para lograr que se reunieran con la Universidad Católica de Valparaíso, logrando finalmente este apreciado anhelo.

¿Cuántos colegas que están acá, son titulados de Ópticos de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso?

El Colegio siguió trabajando en sus quehaceres, buscando nuevas opciones para reafirmar el protagonismo en la salud visual en nuestro país, ya que sin duda los ópticos y contactólogos formamos parte de la cadena, somos un eslabón de la salud visual, y en esta dirección nuevamente el Colegio de Ópticos, presenta un nuevo proyecto de óptica y contactología, con una completa malla a la Universidad Arturo Prat, que en su ocasión, el Rector de la época tenía una visión muy clara y en concordancia con nuestros deseos respectos de las carreras profesionales. Bastó un año de conversaciones para crear la carrera de técnico superior en óptica, y titulo profesional en contactología, cuyo profesores salieron del colegio, logrando que egresaran ópticos y contactólogos de muy buen nivel para cubrir la demanda del mercado.

¿Cuántos ópticos y contactólogos titulados por esta universidad están hoy presentes?

Se han desarrollado cursos de especialización en contactología, cursos de óptica, cursos para afrontar la ley de presbicia y que muy pocos han sabido aprovechar, cursos en técnicas de montaje, congresos, seminarios, congresos latinoamericanos, con la participación de conferencistas de gran nivel, en fin, tantas instancias para lograr que nosotros estemos en constante perfeccionamiento profesional.

Estimados, si hoy me preguntan que beneficios recibo del colegio de ópticos al estar asociado? Creo que con todo lo que he dicho en esta carta, está clara la respuesta, pues nos hemos desarrollado como profesionales y con una capacitación constante, así que aquellos que nos critican que no reciben beneficio alguno del colegio, les puedo decir que el egoísmo no ha estado nunca en el actuar, no se han enterado de nuestra historia y del futuro que nos depara si estamos unidos. y todo lo hecho ha sido en directo beneficio a la profesión a los que hoy están presentes así como a todos los ausentes, estando pendiente el tema de la optometría para nosotros “ópticos y contactólogos” y nos hemos enriquecido que la eminencia que nos acompaña el día de hoy. Les aseguro que los directores están trabajando para lograr por lo que se ha luchado todos estos años.

Estimados colegas, no siempre hacemos las cosas bien, tenemos muchos errores, pero desde que he estado participando en el colegio, he visto entrega y dedicación, también tenemos diferencias, y eso es bueno y normal en una agrupación. Y si tuviese que hacer una crítica a nuestras gestiones sería más bien una autocritica, que es la realidad que hoy vivimos; Muchos colegas ópticos y contactólogos han optado por “arrendar el titulo” sin que este profesional este personalmente en dicho establecimiento y peor aún, son directores técnicos de varios establecimientos de óptica a la vez, sin que la autoridad competente regularice esta situación. Esta situación es aceptada por los profesionales y las ópticas, creando   una nebulosa actitud en el sentido de la participación profesional del óptico en el establecimiento, pues se desvirtúa su responsabilidad, actividad y su función frente a los que requieren de nuestra ayuda en compensaciones ópticas. No hemos sido capaces de lograr ante las autoridades correspondientes que se reglamente la función profesional óptico en los establecimientos acorde con los tiempos modernos y que exige   la salud chilena.

Creo que todos somos responsables, las ópticas y los ópticos. De alguna forma debemos lograr que así como el colegio se ha preocupado de profesionalizar al óptico a través de todo lo que les he contado, también debemos profesionalizar a las ópticas y es una tarea pendiente, que requiere del apoyo de todos los colegas sin egoísmo, apartando los interés personales, es posible si desarrollamos una estrategia donde todos seamos participes para lograr este objetivo.

El objetivo de estas líneas es reflexionar y proyectarnos en el futuro, con críticas constructivas que permitan crear y obtener metas que nos lleven a ser protagonistas en el quehacer óptico. Pero no debemos olvidarnos de la historia y agradecer lo que se ha construido hasta ahora.

 

Atte,

 

Romilio González Cortés

Óptico por el Servicio de Salud

Óptico – Contactólogo Universidad Arturo Prat

Docente de óptica Unap y Visión 20/20

Director del colegio de ópticos.

No Comments

Suscríbete

Ingresa tu correo y recibe información, actualizaciones y la Revista del Colegio de Ópticos en papel digital.

Tu información personal no será compartida con nadie !